Atendemos Whatsapp Pide cita 963236474

Aprovecha las propiedades de frutas y verduras al máximo

Introducción

Hoy vamos a ver como la forma en la que ingerimos las frutas y verduras (crudas o cocinadas de diversas maneras), hacen que aprovechemos mejor o peor sus propiedades.

Como sabemos, las frutas y verduras, tienen grandes cantidades de vitaminas y minerales, así como interesantes cantidades de fibra.

Lo ideal para aprovechar al máximo las cantidades de vitaminas y minerales, es consumir estos alimentos crudo (una pieza de fruta, una macedonia o un zumo). Si es posible, se deberá además consumir con la piel ya que en esta, se encuentra la fibra, que como sabemos aporta grandes beneficios a nuestra salud.

Cuando consumamos la fruta o verdura en crudo, deberemos lavarla previamente, para evitar intoxicaciones por la presencia de suciedad y microorganismos.

La forma adecuada de lavar las frutas es bajo el chorro de agua, evitando sumergirla en ella durante tiempo. Es costumbre que tienen muchas personas de meter a remojo la lechuga o tomate, es peor que lavarla bajo el chorro ya que se produce una gran perdida de vitaminas hidrosolubles que pasan al agua.

En el caso de las verduras (espinacas, calabacín, calabaza…) su consumo en crudo no siempre es posible. Estas son sometidas a un proceso de cocinado: plancha, vapor, hervido, horno…

¿Qué hacemos en el caso de las verduras que se consumen cocinadas?

El calor de la cocción destruye parte de los nutrientes de las hortalizas y verduras, además parte de las vitaminas quedan diluidas en el agua de cocción.

Lo que podemos hacer para reducir las pérdidas de vitaminas es

  • Evitar cortes muy pequeños. Ya que cuanto más cortemos las frutas y verduras las pérdidas de vitaminas serán mayores en la cocción. Es recomendable también que todos los trozos de cocción tengan un tamaño similar pues sino nos pasaremos de cocción en los trozos pequeños.
  • A la hora de cocinar utilizar la menor cantidad de agua posible y tapar la olla con tapa. Al tapar las cacerolas, el vapor junto con las vitaminas regresa a la cocción.
  • Emplear tiempos cortos de cocción. Cuanto menos sea el tiempo de cocción, menor será la perdida de nutrientes.
  • Aprovechar los líquidos de la cocción. Como ya hemos dicho las vitaminas hidrosolubles pasan al agua de cocción, por ello es interesante utilizar estos líquidos en sopas, cremas o salsas. También podemos congelar estos caldos ricos en vitaminas o guardarlos en refrigeración. Nunca dejaremos estos líquidos a temperatura ambiente ya que podían ser contaminados por microorganismos. Además los mantendremos protegidos de la luz ya que esta puede favorecer la perdida de algunas vitaminas.

¿Qué otras opciones tenemos?

Una buena alternativa a la cocción es el cocinado al papillote. Esta técnica consiste en envolver en papel de cocina el alimento que queramos cocinar. Esta técnica además de ser baja en grasa -ya que el alimento se cocina en su propio jugo y sin necesidad de incorporar grasa u otra aceite- conserva muy bien las vitaminas y minerales.

Toma la mayor parte de vitaminas posibles y tu cuerpo lo agradecerá.

You may be also like