Consejos para una buena salud nutricional durante el embarazo

Introducción

Gran parte de las mujeres embarazadas podéis sufrir algunas molestias y/o vivir ciertas situaciones que requieren de gran atención para mejorar vuestra calidad de vida y disfrutar de esta gran etapa.

Algunas de las molestias más frecuentes durante este periodo suelen ser: náuseas y vómitos, reflujo o acidez y estreñimiento, entre otros. Se trata de situaciones normales, no de enfermedades, que os suelen desaparecer después del primer trimestre. Sin embargo, pueden prevenirse o reducirse con una buena alimentación.

¿Cuáles son las estrategias nutricionales más adecuadas que podéis seguir para prevenir estas situaciones?

Náuseas y vómitos

Son habituales durante el primer trimestre del embarazo y suelen remitir después. Si son frecuentes debéis controlar el riesgo de deshidratación y tratarlos convenientemente. Algunos cambios dietéticos que parecen mejorar los síntomas son:

  • a menudo raciones pequeñas, has de distribuir las comidas en 5 o 6 tomas
  • Evita los olores y texturas que te causen náuseas
  • Usa alimentos con poca grasa en su composición: carnes blancas, pescados blancos, lácteos desnatados, etc.

Estreñimiento

Es importante realizar un buen diagnóstico del estreñimiento en las mamás embarazadas, porque ello evitará preocupaciones, visitas médicas innecesarias y tratamientos injustificados. Diversos motivos justifican la mayor frecuencia de estreñimiento en el embarazo. Por una parte, existe una mayor absorción de agua en el intestino. Por otra parte, el útero aumenta su volumen y ejerce una presión sobre el intestino grueso que dificulta la movilidad intestinal. No obstante, sea el motivo uno u otro, es aconsejado abordarlo para evitar posibles complicaciones:

  • No retrases el momento de ir al baño
  • Mantén una buena hidratación
  • Toma más fibra dietética: cereales integrales, legumbres, frutas y hortalizas y frutos secos.
  • Disminuye la ingesta de alimentos superfluos como dulces, embutidos o refrescos
  • Realiza ejercicio físico adaptado, como yoga, natación o ejercicios que fortalezcan las zonas pélvica y lumbar.

Acidez o reflujo

Muchas sentís casi a diario acidez o reflujo que puede comenzar a partir del tercer mes de gestación cuando la presión del útero sobre el estómago es más importante. Sin embargo, los síntomas se resuelven una vez que ha nacido el bebé.

Para aliviar los molestos síntomas de la pirosis, es aconsejado que realices algunos cambios en el estilo de vida y adoptes ciertas estrategias nutricionales:

  • No realices comidas copiosas
  • Come a menudo raciones pequeñas, has de distribuir las comidas en 5 o 6 tomas
  • Elimina o reduce los alimentos que te puedan ocasionar reflujo como los alimentos o preparaciones grasas, alimentos picantes, tomates, productos ácidos, cítricos, bebidas carbonatadas (bebidas de cola) y el café
  • Aumenta la ingesta de líquidos entre las comidas, bebiendo a pequeños intervalos.
  • Evita acostarte en las 3 horas siguientes a una comida, es mejor esperar al menos 2 horas

Siguiendo todas estas estrategias nutricionales puedes prevenir o reducir gran parte de estas situaciones y disfrutar de esta gran etapa: el embarazo.

You may be also like