¿En qué consiste la suplementación deportiva? Parte II

Siguiendo con el post anterior de suplementación deportiva, en este post, os hablaremos de otra serie de componentes utilizados para mejorar el rendimiento a través de la reducción o minimización de la aparición de fatiga o bien el incremento de la producción de energía.

Cabe destacar que en el mundo de la suplementación deportiva existen gran variedad de marcas y formatos de productos y que muchos de los componentes a los que se les ha asignado un efecto ergogénico pueden estar incluidos en mezclas de sustancias (por ejemplo un batido proteico al que han incorporado inosina), o bien pueden comercializarse de forma individualizada (cápsulas de colina).

Es muy importante que se ponga especial atención en leer todos los etiquetajes de los productos destinados como suplementación deportiva, ya que en muchas ocasiones la composición y concentración de los mismos puede ser crucial para nuestra salud.

Por otro lado, se debe tener muy claro cuál va a ser el objetivo nutricional que va a adquirir mayor importancia en función del tipo de especialidad deportiva que tengamos. Con esto, quiero decir que debemos establecer un objetivo nutricional valorando siempre el estado del cual partimos (dieta, alimentación peri-competiciones, carencias nutricionales, hábitos, parámetros antropométricos…) y de los requerimientos de la especialidad deportiva (categorías por peso, potencia muscular, velocidad, resistencia…). Seguidamente marcar un objetivo de mejora siempre que sea necesario.

La suplementación “multi-producto”, sea cual sea nuestra especialidad deportiva, no está nunca justificada. Recordemos que ante todo se debe considerar si existe la necesidad o no, y posteriormente decidir cuál o cuáles son aquellos nutrientes carenciales que debemos suplementar.

Y siguiendo con la gama de suplementos que ayudan a ganar potencia muscular o bien que reducen la aparición de fatiga, voy a describir unas breves líneas sobre algunos que me resultan interesantes por su elevada aparición en preparados, barritas o batidos comerciales.

Inosina:

Es un compuesto nitrogenado no proteico de tipo no esencial que desempeña un papel importante en el metabolismo energético. Ingerimos este componente a través de la alimentación, principalmente a partir de levaduras y carnes rojas.

Muchas son las revistas deportivas que han publicado sobre sus efectos ergogénicos en el deporte, aunque todavía no hay conclusiones verídicas bien documentadas que realmente demuestren que genera beneficios en el rendimiento deportivo.

Se cree que la inosina genera un aumento de la producción de ATP (molécula energética) en el músculo, por lo que se le asigna un beneficio para deportes de fuerza. También se ha dicho que mejora la oxigenación muscular, cosa que favorecería la resistencia en deportes aeróbicos de larga duración y, además, que posee un efecto vasodilatador y antioxidante.

Se han realizado algunos estudios de los cuales ninguno de ellos, a día de hoy, ha demostrado que la suplementación exógena de inosina genere ningún efecto ergogénico. Más bien al contrario. Al parecer puede perjudicar la capacidad de contracción muscular y, por tanto, reducir el rendimiento además de incrementar el riesgo de padecer gota por acumulación de ácido úrico.

Colina:

La colina es una amina presente en alimentos de origen animal (en forma de fosfatidilcolina) como la yema de huevo, carne e hígado. O en alimentos vegetales como la soja, los frutos secos, el germen de trigo y la coliflor.

Dentro de la oferta de suplementos deportivos, podemos encontrarla en forma de sales de colina o de lecitina, formando parte de cápsulas o bien en preparados en polvo para bebidas deportivas (junto a sales minerales y carbohidratos).

La función que la colina realiza en nuestro organismo es la de intervenir en la formación de acetilcolina, un potente neurotransmisor de nuestro sistema nervioso central. Como se sabe que los niveles de acetilcolina disminuyen tras un ejercicio intenso tipo maratón, se cree que la reducción de estos niveles puede ser una de las causas de la aparición de fatiga.

No obstante, no se pueden sacar conclusiones claras sobre si la suplementación con colina es efectiva para mejorar el rendimiento deportivo. Se han hecho diferentes estudios y muchos de ellos son contradictorios. Con suplementación sí se consigue aumentar los niveles de colina en sangre pero parece ser que no acaban de reflejarse beneficios en el rendimiento en pruebas de resistencia aeróbica de corta o larga durada.

DHAP:

El DHAP es la combinación de dos productos metabólicos denominados Dihidroxiacetona y Piruvato. En algunos estudios con animales se ha demostrado que este compuesto aumenta el contenido de glucógeno muscular y aumenta la capacidad de utilización de glucosa sanguínea por parte del músculo.

En algunas pruebas realizadas en humanos, se pudo observar que tras la suministración pautada de DHAP durante una semana, el tiempo de resistencia aeróbica aumentaba significativamente en pruebas de tipo aeróbico de corta durada. No obstante, estas pruebas se realizaron en personas no entrenadas y no pudieron demostrar beneficios similares en deportistas entrenados.

Sales de lactacto:

El lactacto o ácido láctico es un producto del metabolismo anaeróbico. Es bien conocido en el deporte ya que su acumulación en sangre significa que estamos próximos al umbral máximo aeróbico-anaeróbico y que por tanto pronto aparecerá la fatiga muscular (ejercicios intensos o de fuerza y de corta duración). Sin embargo, no es el lactato el que genera fatiga en ejercicios intensos y de corta duración, sino que son los protones (iones de hidrógeno que se forman paralelamente a éste) los que van aumentando esa acidez metabólica y que finalmente son los responsables de la aparición de fatiga por acidosis.

El lactato es en realidad un producto del metabolismo de la glucosa y posee también cierta capacidad de proporcionar energía.

En suplementación podemos encontrarlo en forma de polilactato (mezcla de lactacto con aminoácidos). Ciertos investigadores demostraron que la suplementación con dicho compuesto puede contribuir al mantenimiento de la glucosa en sangre, reducir el esfuerzo percibido y re-equilibrar la acidez sanguínea.

Estos efectos son muy similares a los que ejerce el aporte de carbohidratos durante el ejercicio, por lo que dejan al polilactato con una sola posible característica ergogénica: la de que parece que reduce la acidez sanguínea.

Actualmente, otros estudios no han podido demostrar ese efecto ergogénico sobre deportistas, por lo que se necesitan más estudios para llegar a una conclusión verídica y definitiva sobre sus efectos sobre el rendimiento deportivo.

En conclusión, gran parte de los compuestos que se comercializan como ayuda ergogénica no poseen suficientes estudios que realmente demuestren esos efectos en deportistas entrenados. Y es importante tener en cuenta que la industria de la suplementación deportiva realiza investigaciones al respecto, aunque como personalmente creo que su principal objetivo es el de vender producto, tiendo a pensar que nunca publicarán nada que no les beneficie.

Algunos especialistas son de la opinión de que en determinadas ocasiones, ciertos beneficios en el rendimiento deportivo atribuidos a estos componentes, no son más que un efecto placebo que lleva al deportista a ganar seguridad y optimismo.

Sea como sea, antes de invertir nuestro dinero en suplementación deportiva debemos valorar previamente si la necesitamos o no.

Bibliografía:

  • Melvin H. Williams, “Nutrición para la salud, la condición física y el deporte”, editorial Paidotribo, 2002.
  • Starling, R. D., Trappe, T. A., Short, K. R., Sheffield-Moore, M., Jozsi, A. C., Fink, W. J., & Costill, D. L. (1996). The effect of inosine supplementation on aerobic and anaerobic cycling performance. Medicine and Science in Exercise and Sports, 28(5), Supplement abstract 487.
  • Mark Hargreaves, John A. Hawley. Physiological bases of sports performance. McGraw-Hill Australia, 2003.
  • Schlifke, Adam Craig, University of California, Los Angeles. Can pyruvate and dihydroxyacetone (DHAP) improve athletic performance?. Nutrition Bytes, Department of Biological Chemistry, UCLA, David Geffen School of Medicine, 1999.

You may be also like