Atendemos Whatsapp Pide cita 963236474

La gastronomía japonesa, rica y saludable

Introducción

Hoy vengo a hablaros de cultura japonesa, y es que Japón en más que sushi como nos muestran nuestros amigos de Kamon Valencia. Abrimos una puerta nutricional y aventurera a oriente a través de Salud Nutrición.

Washoku, la gastronomía japonesa.

Washoku es el término con el que se denomina a la cocina tradicional japonesa, una de las más populares del mundo que ha sido hace unos meses, concretamente en diciembre de 2013, declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO. Ha sido añadida a la lista denominada de herencia cultural intangible, tras la propuesta presentada por el gobierno nipón en el año 2012. Reconocimiento que pretende conseguir que futuras generaciones continúen valorando la historia gastronómica e impedir que la globalización de los alimentos termine con la cultura alimentaria tradicional japonesa.

El “whasoku” (wa = armonía, shoku = comida), es transmitida de generación en generación y la UNESCO la define como: “una práctica social basada en un conjunto de competencias prácticas, tradiciones y conocimientos vinculados a la producción, tratamiento, preparación y consumo de alimentos. Va unido a un principio esencial de respeto de la naturaleza que está estrechamente vinculado al uso sostenible de los recursos naturales y por ser una práctica social con la que se fortalecen diariamente lazos familiares y comunitarios”. Los conocimientos básicos y los rasgos sociales y culturales característicos del “washoku” se manifiestan generalmente durante las fiestas del Año Nuevo.

La idea de que se pudiera conceder este reconocimiento parte de chefs y cocineros de Kioto, preocupados porque sus tradiciones alimentarias no se heredaran a generaciones futuras, deseosas de consumir comida rápida y prefabricada que proviene de otros países. En el washoku se fomenta el consumo de ingredientes naturales y locales, como las verduras, el arroz, el marisco y el pescado. Traduciéndose en una cocina tradicional, saludable, nutricionalmente equilibrada y con gran función social.

¿Comer a la japonesa para vivir muchos años?

Los habitantes del país del Sol Naciente llevan mucho tiempo disfrutando de una dieta que asegura sabor, nutrición y es un seguro de longevidad. La dieta nipona no pasa de las 2300 calorías diarias para los hombres y las 1950 para las mujeres. La dieta japonesa se ajusta a un patrón de dieta ideal en composición: 12% de proteinas, 25% de grasas y un 63% de hidratos de carbono. Antes de la Revolución Meiji de 1868, cuando Japón abrió sus puertas a países extranjeros, el pueblo japonés no comía carne. La gente comía principalmente granos enteros, vegetales, algas, raíces, troncos, semillas, marisco, pescado y por supuesto arroz, base de la dieta nipona, todo cocinado de forma sencilla y con escasa adición de grasas. Cosa que explica que las incidencias de enfermedades cardiovasculares y de cáncer sean muy bajas.

La decoración en la comida.

Para un japonés, la vida gira en torno a la comida. Comer es la actividad más importante a la cual hay que dedicarle tiempo y cuidado, el disfrute de la comida japonesa antes de llevarla a la boca, es visual, esta debe estar, ante todo, en atractiva disposición en el plato.

El objetivo es lograr una armonía integral: llevar a la mesa una comida fresca, natural, que refleje la estación y proyecte la naturaleza, todo esto dentro de una bella presentación. De ahí que una de las partes más importantes de la culinaria japonesa es el arte de presentar los platos, así como, la decoración e imaginación de una comida, por lo tanto, la mayoría de las normas van dirigidas a cumplir este requisito.

“Tu alimento debe ser fácil de digerir,suficiente para recuperar energía, y no debe ser picante, ni estimulante, ni salado, ni con especias. Llena la mitad del estómago con alimento, una cuarta parte con agua, y la otra cuarta parte déjala vacía”.

Proverbio oriental.

Referencias bibliográficas y páginas web consultadas:

La comida en Japón y La antropología de la alimentación. Muriel Gómez Pradas, Alicia Guidonet. Editorial UOC. Edición octubre 2007.
Página web Oficial de la UNESCO.

You may be also like