¿Es la sal una droga?

Introducción

Mucho hemos podido leer en los medios sobre este titular en la prensa: “La sal, una droga tan adictiva como la cocaína”. Visto así asusta, ¿verdad?. Pues es de lo que nos advierte la SEC (Sociedad Española de Cardiología).

¿Es la sal una droga? https://goo.gl/B9vHu6 Clic para tuitear

En dicha noticia se podía leer que:

Un estudio elaborado por las universidades de Duke y Melbourne demostró que la necesidad de consumir sal era la misma que la relacionada con la adicción a la cocaína o a los opiáceos como la heroína. Con imágenes cerebrales, se observó que en ambos procesos se activaba la misma zona del cerebro. De esta manera, ante el consumo de estas drogas o de sal se producían cambios profundos en ciertas células nerviosas del hipotálamo; provocando un aumento del tamaño y de la cantidad de las neuronas al igual que de dos proteínas específicas relacionadas con la adicción y el placer (dopamina y orexina)”.

Según la OMS, la hipertensión es la causante del 62% de los accidentes cerebro vasculares y del 42% de las enfermedades del corazón. Por lo que se recomienda un consumo máximo de 5 o 6 gr/día de sal. Algo que según los estudios no cumplimos, ya que la media de consumo en España es de 11 gr/día.

¿De dónde provienen estos gramos de sal?

El 80% de la sal que consumimos a diario se encuentra oculta en los alimentos precocinados. Si hacemos un repaso a todos los alimentos que ingerimos en un día, nos daremos cuenta de cuántos de ellos llevan sal, incluso algunos en los que tenemos el paladar tan acostumbrado a ella, que no notamos su “potente” sabor. Sería el caso del pan, que es un alimento de gran consumo y que según las estadísticas el 20% de la sal que consumimos proviene de dicho producto.

Y eso que el Ministerio de Sanidad y el sector de la panadería suscribieron en 2005 un acuerdo para rebajar el contenido en sal del pan de forma progresiva para que los consumidores no notáramos la diferencia.

¿La sal realmente puede producir adicción?

Quizás es algo grave comparar la sal con la cocaína si tenemos en cuenta que la sal forma parte de nuestra alimentación diaria y la tomamos sin miedo, pero… ¿y si ese es justamente el problema?

El pensar que no es una sustancia dañina hace que nos volvamos más vulnerables a ella, y sí, estoy hablando de nuestra amiga la sal. Aquella que echamos en las patatas, legumbres, huevo, ensaladas, incluso a veces en la carne y el pescado, cuando no es necesario ya que la podemos sustituir por especias, por ejemplo.

Se habla de “droga” por los efectos perjudiciales que tiene en la salud y porque produce adicción. Es decir, nuestro cuerpo nos pide sal.

Quizás ahora os estaréis preguntando si debéis continuar tomando sal. La respuesta es que debemos ser conscientes de que lo importante son las cantidades, no abusar de la sal en las preparaciones culinarias, ni en productos precocinados. Pero no es necesario prescindir de ella de forma radical.

Si os interesa leer más sobre cómo reducir el consumo de sal y/o padecéis hipertensión, leer este post.

¿Qué opináis al respecto?

En Salud Nutrición nos gusta saber vuestra opinión.

Bibliografía

Sociedad Española de Cardiología

Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad

You may be also like