Atendemos Whatsapp Pide cita 963236474

Niños que se chupan el dedo

Chuparse el dedo o la pipa puede constituir un hábito en los niños que prolongado en el tiempo provoca un desequilibro neuromuscular del complejo bucodental y consecuentemente una maloclusión.

Los dientes se deforman apareciendo el típico arco a nivel de las paletas superiores. A su vez el paladar se estrecha y comprime, el complejo maxilar se adelanta y la mandíbula se queda en una posición retrasada conformándose el síndrome denominado de clase II.

Las mamás y los papás tienen que estar pendiente de esto y darse cuenta. Tienen que estar muy hábiles ya que los niños llegan a hacerlo cuando están solos incluso únicamente cuando están dormidos. Este hábito esta asociado a sensación y búsqueda de placer y seguridad.

Si nuestro peque se chupa el dedo tenemos que ayudarlo dialogando con ellos y con refuerzos positivos( premios o regalitos) cuando consiga ciertas metas que les ponemos. No debemos atosigar pero tampoco dejarlo, hay que estar encima.

También podemos utilizar pequeños truquitos como coser la manga del pijama al cuerpo, o utilizar sustancias de sabor desagradable y ponerlas en el dedo. Esto siempre apoyándonos en el diálogo, incluso ayudarnos del psicólogo.

Si pasados los seis años sigue chupándose el dedo ya podemos recurrir al ortodoncista que con la ayuda de un aparatito conseguirá eliminar este mal hábito.

You may be also like

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.