¿Podemos hacer dieta si sólo nos gustan unas pocas verduras?

Todos sabemos de la importancia y los beneficios que aportan las verduras y hortalizas en la dieta, ya que nos aportan diferentes nutrientes necesarios para mantener las funciones vitales y para prevenir enfermedades. También sabemos que no a todos les gustan, ya sea por su textura o su sabor, entre otras cosas.

Lo ideal para un dietista-nutricionista es que el paciente que acuda a la consulta le guste comer de todo, le guste cocinar y esté predispuesto a modificar los hábitos alimentarios y de vida en general, sobre todo para ir trabajando en la introducción de los cambios con el fin de conseguir una dieta equilibrada y variada. Todo esto es ideal, aunque no siempre es lo que ocurre, por ello paciente y profesional deberán estrujarse el cerebro y sacar a bailar a la imaginación que puedan tener.

También tendremos en cuenta que la finalidad de la dieta no es ni debe ser solo perder peso, sino que debe ser aprender unos nuevos hábitos y mantenerlos. Para ello es necesario mantener una dieta equilibrada y variada y practicar actividad física.

Siendo pocas las verduras y hortalizas las que se encuentren en nuestra alimentación, podemos hacer que la dieta sea equilibrada, aunque ésta no podrá ser variada.

Para cambiar tus hábitos si este fuera tu caso, lo ideal sería modificarlos paso a paso:

  • El primer paso sería identificar las verduras y hortalizas que te gustan, cuáles nos gustan cocinadas de determinada manera y las que no nos disgustan del todo
  • El siguiente paso sería identificar la estacionalidad de esas verduras y hortalizas. Por ejemplo, si nos gustan los calabacines el verano es la mejor época para su consumo, ya que es su temporada natural.
  • El último sería buscar y preparar recetas variadas para no tener la sensación de estar comiendo siempre lo mismo.

 

Es importante también comenzar a cambiar los hábitos en el momento de la temporada del alimento. Mientras instauras tu hábito de comer dos raciones diarias de verduras y hortalizas, puedes ir probando verduras nuevas que antes no te gustaban, reeducando el paladar (de esto hablaremos en otro artículo).

You may be also like